lunes, 20 de marzo de 2006

Que bote Jon! Que botellón!

Somos los mismos de siempre. Esa es la conclusión.

¿Que se organiza un botellón? Pues de alguna manera fuimos los primeros en apoyarlo. Da igual que fuésemos todos vestidos con traje y corbata. Da igual que quedásemos en la Catedral de Bilbao (y no me refiero a San Mamés, sino a la de Santiago). No importa que en vez de Fritos, Cheetos y Ruffles comiéramos Txangurro, Rape a la brasa y Solomillo con salsa de puerros. Y (mucho) alcohol. También da igual que en vez de hacer nosotros las mezclas hubiese camareras, ni que Sanderson y Sera pagaran la bebida… ni tampoco importa que Sera fuera vestida de blanco…

Llegué a Maternal City casi casi poniéndome la corbata en el avión, solo me dio tiempo a darle un beso a Maternal en el aeropuerto, hacerle dos mimos y medio a Fito, afeitarme mientras mi madre daba el último retoque a la camisa e ir corriendo a la Catedral. Ha sido una boda sencilla por expreso deseo de los novios. Catedral, transfer en autobuses InfantaStyle y Baserri Maitea, sí… pero estamos hablando de unos mínimos, a lo que me refiero es que nada de cámaras, ni reportajes fotográficos, ni posados, ni todas estas cosas que se han convertido en símbolo de familias con aspiraciones y mucho afán de ostentación. Lo justo en su justa medida (menos la comida y alcohol, claro).

Todo el mundo, a excepción de Trevor y uno de los hermanos Mario, iba emparejado y yo lo sabía. De hecho Sanderson me dijo literalmente que podía ir “con quien sea a quién te estés follando últimamente”, pero aun así no me apetecía nada escuchar murmullos y ganarme la enemistad eterna de los padres de ella, la de la abuela de él, la de la prima Mari de Arrasate y la de la hija de Pedro (con la que terminé arreglando unos papeles la nochevieja del 2004), así que fui sólo.

Selby no rechistó, me dio recuerdos para su suegra, me despidió camino del aeropuerto y se quedó en Barcelona. Yo a cambio le organicé una agenda lo más ajustada posible con cena en casa de René, party postdinner en casa de Javi y brunch el domingo en Majestic con Mad y Mr. Rayght. Cuando llegué anoche en mi vuelo inoportunamente atrasado, me esperaba en pijama con la gran resaca que está incluída en el alquiler de mi casa condesada en su cabeza y de la cual daba fé la caja de pizza hut con botella de 2 litros de cocacola a los pies de la cama.

20 centímetros después (y me refiero a la película) nos quedamos dormidos. He soñado con auxiliaresdevuelodevueling que hacían botellón entre Bilbao y Barcelona, pero eso es otro tema…

8 Comments:

Blogger nanyu dijo...

espero que por lo menos consiguieras el ramo...

20/3/06 14:46  
Blogger Bito dijo...

Vaya pues a mí que me gustaría que se explayara usted con el sueño...

20/3/06 16:02  
Blogger Troy dijo...

Nanyu: ¿¿¿El ramo??? ¡Yo pensaba que te caía regular-bien tirando a bastante-bien!

Bito: Eres un curioso y un goloso...

20/3/06 17:02  
Blogger Sota dijo...

De hecho Sanderson me dijo literalmente que podía ir “con quien sea a quién te estés follando últimamente”

Tu amigo se merece un sillón en la RAE. Y una entrada propia en el próximo diccionario de protocolo de Jaime Peñafiel. De verdad. Me declaro fan suyo desde ya!

20/3/06 17:15  
Blogger Tony Tornado dijo...

Qué sencillas y baratas son las bodas en el Norte...
¡Y copiosas!

20 cm? Quién? Tú? Selby?

Ays, qué sinvivir...

(muy bueno el juego de palabras, BTW)

20/3/06 21:16  
Blogger pijomad dijo...

visto y no visto... lo que si me ha quedado claro es que la gente se acerca casi rozando al coma... etílico.

20/3/06 22:03  
Blogger La vida de Duncan dijo...

Qué dificil es ese MOMENTO Boda.. sobre todo cuando nos acercamos a cierta edad... que pereza... :)

21/3/06 10:50  
Blogger Hans dijo...

Por no entrar en otras cuestiones más complejas, me ceñiré a la cuestión nutritiva:
a) Qué cojonudas en términos gastronómicos son siempre las bodas en el Norte... en fin, las bodas y lo que sea: comer ahí es SIEMPRE la releche.
b) Todavía no se ha hecho el debido estudio científico acerca de los saníficos efectos de la cocacola light en dosis no inferiores a un litro combinada con Pizza de motero (en mi caso, Telepizza, más bien) en supuestos de resaca XXL. Cierto es que otros tienen otras combinaciones más heterodoxas, tales como la de HansBro': Tang Tropical y Berberechos -con mucho vinagre-. La de Dios.

21/3/06 14:45  

Publicar un comentario

<< a Dereklite

Counter