miércoles, 25 de octubre de 2006

Zapateando

Es la primera semana en mi nuevo trabajo, así que no tengo ni llaves, ni tarjetas, ni acreditaciones, ni placas, ni nada de nada… soy un sin-papeles laboral hasta el momento en que a alguien se le encienda la bombilla. Entro y salgo y nadie sabe nada, y como apenas me conocen, unos saludan por cortesía y otros “porsiacaso”.

Así que me sorprendió lo fácil que es acceder a alguien. A alguien importante. Por no decir al Presidente del Gobierno. Igual es que he visto muchas veces “El Silencio de los Corderos” o “En la línea de fuego”, pero de qué sirven francotiradores, perros policía y los swat patrios (tema que merecen un post aparte…) cuando cualquiera puede entrar y salir, por la puerta grande con una maletita que puede tener un portátil lo mismo que una cabeza nuclear y tras la conveniente espera, intercambiar un apretón de manos con Zetapé. Así sin más.

Y no es que faltara gente de seguridad. No nos confundamos. Había tanta seguridad como protocolo.

Para los no iniciados en la materia, los gabinetes de protocolo ahora mismo (a excepción de la Casa del Rey) son grupitos de gente estresada que no saben lo que necesitan varias veces al día y que pueden condensar y multiplicar su confusión hasta el infinito. Se caracterizan por transmitir esta confusión a su alrededor y son facilmente reconocibles gracias a frases como "¿Pero quién lo ha pedido asi?", "Es increíble que no puedas...(traer, llevar, dinamitar, poner en órbita)..." y sus móviles colgados de este invento insufrible que son las correas para móviles. Desafortunadamente para mí, son mi "pan nuestro de cada día".

Antes eran señores con trajes marrones y mucha ceja y ahora son niñatos y niñatas con mucho complemento (falso) de Gucci que se contradicen a sí mismos. El resultado es el mismo, kilómetros de carreras, litros de sudor y cientos y cientos de decibelios.

Cuando entraba en clase de tai chi cai llegué a la conclusion que con estos equipos y gabinetes, resulta más sencillo un magnicidio que cualquier otra cosa.

11 Comments:

Blogger Sota dijo...

Vale, tio. Sigue haciendo comentarios como ese último (y más siendo vasco), que aún te veremos convertido en el próximo agujero negro de Pedrojota.

(vale, soy consciente de que eso último suena excesivamente mal. No iba por ahí. Mente limpia, mente limpia)

25/10/06 21:56  
Blogger nanyu dijo...

be water, my friend...

26/10/06 10:36  
Blogger Tony Tornado dijo...

Se avecina un comment incendiario de una que yo me sé...

;)

26/10/06 11:12  
Anonymous Maggie Wang Kenobi dijo...

oyes, ¡un respeto!, que mi mucamo protocoleador va siempre con Gucci superoriginales!!!

26/10/06 11:54  
Blogger Troy dijo...

Uhmmm... sorry me he perdido... ¿hay alguien herido?

26/10/06 12:57  
Blogger DeCa dijo...

:)

Mi vida... cómo necesitas un poco de sacar al sobrinito a pasear y darle un colacao y ver lilo&Stich. RElaja tanto verlos descansar... :)

26/10/06 20:52  
Blogger Tuke dijo...

Protocolo no sé, pero seguridad... Una vez esquiando me prohibieron entrar a los baños sin razón aparente. Esperé cerca de la puerta y salió el rey, poco menos que sacudiéndose la última gotilla.
Suerte que el único arma que yo uso iba muy cargada, pero de alguna bebida isotónica... o lo que quedaba de ella.

26/10/06 23:19  
Blogger Troy dijo...

DeCa: Un día de estos te voy a explicar yo "El Cuento de la Rana de la Boca Grande"

Tuke: Como se llamaría el delito derivado de hacerle una lluvia dorada al Rey? Uhmmmm... hay algún abogado en la sala?

27/10/06 00:44  
Anonymous er manué dijo...

No soporto a la gente que lleva moviles colgados...

27/10/06 10:17  
Blogger Sota dijo...

Como se llamaría el delito derivado de hacerle una lluvia dorada al Rey?

Uromagnia?

Pero más que un delito sería una perversión sexual, digo yo...

27/10/06 10:38  
Blogger pijomad dijo...

pIDO No... yo no soy asi... y es que la primera medida para ejercer el protocolo es hacer lo propio con el liderazgo...

1/11/06 12:08  

Publicar un comentario

<< a Dereklite

Counter