miércoles, 30 de agosto de 2006

2 x 1 (o uno por el precio de dos)

Entre las (decenas de) facturas, postales e inmobiliarias que me ofrecen comprarme mi minipiso (que ni siquiera es mío) a la vuelta del Aste Nagusia, me encuentro una carta con membrete de Vodafone dándome la bienvenida a su Programa de Puntos Oro, que junto al ascensor, las 3 velas Fumet de Roses y mi visa, pasa a formar parte de las cosas doradas que me rodean a diario. Me pregunto la razón de este cambio de estatus, pero no tardo en encontrar respuesta en otra carta de formato que me resulta algo más familiar, pero que incluye el doble de folios que habitualmente. Nada más abrirla, el número de 3 cifras y dos decimales hace que me quede petrificado sin llegar a salir del ascensor mirando la primera de los 5 folios, que de paso me explica mi recién estrenado programa de puntos. La razón es simple. He superado la barrera de los 200€ en consumo de móvil. Tan simple y tan dolorosa.

En una desesperada intentona de recibir noticias que me hagan olvidarme del trance, encuentro otra carta, pero esta vez de mi gimnasio; informándome de que a partir del 20 de agosto el establecimiento cambia de propietarios y que éstos han decidido que las máquinas que me mantenían (no voy a decir en forma, si no que simplemente me mantenían) van a ser utilizadas sola y exclusivamente por mujeres. Un templo de amazonas con camisetas de tirantes y leggings a las que no podré desear en silencio. Es increíble como la memoria sólo selecciona lo óptimo de los recuerdos y borra a las jubiladas de los steps y a los porteros de Matineé Group. Ay, como echaré en falta a mis niñas… Con la carta, una tarjeta; de una tal Sonia invitándome a formar parte de uno de los más hedonistas de los Health Club Barceloneses.

Sin recuperarme aun del impacto-vodafone, llamo a Sonia (desde mi móvil a 203,98€ el mes) y concertamos una cita.

No voy a entrar en las estrategias de marketing, o masters en publicidad que pueda tener esta chica. Pero desde el momento en que me ha plantado dos besos y mi pituitaria ha reconocido Envy de Gucci, he sabido que estaba perdido. Lo único que me faltaba saber era cuanto me iba a costar. ¿Qué le voy a hacer? Soy fácil y de gustos caros… Total, sólo es el doble que mi anterior gimnasio, y ahora voy a tener piscina, jacuzzi, trainer personal el primer mes y mi propia taquilla. Sin mencionar la posibilidad de oler su Envy y de que quizá un día acepte tomar un batido (proteínico o no) a la salida.

14 Comments:

Blogger nanyu dijo...

esta claro que las vacaciones no se acaban cuando vuelves a casa, sino cuando acabas de leer/pagar las facturas generadas en tu ausenci. bienvenido.

31/8/06 08:03  
Anonymous Rouge-Noir dijo...

Eso eso, ¡¡Bienvenido al club oro de Vodafone!! yo tardé una semana en recuperarme del susto, digo, de la alegría que me el saber que pertenezco a ese exclusivo club ;)

Que envidia me das volviendo del Aste Nagusia, es el primer año en muchos que no canto eso de "Agur a Marijaia"…. Qué penita me da!! Y Qué bien me lo he pasado siempre.

31/8/06 10:06  
Anonymous Rouge-Noir dijo...

dió, de la alegria que em dió.
Qué mal me está sentando esto de no tener vacaciones....

31/8/06 10:24  
Blogger Sota dijo...

Jo, y yo que gasto una media de 20€... cada dos meses.

31/8/06 12:24  
Anonymous maggie wang dijo...

jaté tú, yo es que por no entrar en una cosa doré, sería capaz de no gastarme ni 200 euros en móvil. Questrés de oros, que además se está poniendo again de moda, jooopetas.

Y si piensas pagar el doble en el gym al menos, vete todos los días un ratet al jacuzzi, tiatiatia, que hay que rentabilizar las inversiones.

31/8/06 14:58  
Anonymous Duncangrant dijo...

Sota, eres la pera!

Puedo ir contigo a tu gym en mi PROXIXIXIXMA visita a bcn?

31/8/06 17:38  
Blogger Troy dijo...

Nanyu: Hombre, terminar he terminado de leerlas… para todo lo demás… mastercard…

Rouge-Noir: ¡Osea que tu también eres parte de tal elitista, dorado y absurdo elenco de gente! Pues dime cual es la diferencia con mi anterior status vodafonístico, porque yo lo veo todo muy parecido (y mucho menos discreto)

(Ah! Y ya te he apuntado en la lista para el Aste Nagusia que viene… que ya falta poco)

Sota: Pero eso es porque tu eres de los de tarjeta, que hacen llamadas perdidas para que los Chicos De Oro llamen… ¡malandrín!

Maggie wang: Eso es lo que más me fastidia, que vuelve lo dorado… cuando a mí siempre me han gustado más los anillos, las American Express y los tabiques nasales de platinum.

Duncan: Y digo yo, que ¿para qué quieres ir con Sota a su gimnasio?
(Y la respuesta es porsupuesto; además no hace falta que te traigas ropa, que hay boutique)

1/9/06 13:07  
Anonymous Ruge-Noir dijo...

¿Privilegios dices? Pues te aseguro que ninguno que no hayas pagado ya y que si se te estropea el móvil, al momento te dan uno de repuesto hasta que lo tengan arreglado (para que no dejes de hacer gasto, clarostá) Suena genial lo de Chicos de Oro, aunque en este caso signifique pringaoooo.

¿¿La lista del Aste Nagusia que viene no será dorada también??? ;)

1/9/06 14:28  
Blogger Sota dijo...

Nunca hago perdidas, Troy, la duda ofende. En todo caso, las recibo (y no, no va con segundas, aunque podría). Simplemente, no llamo ni envío mensajes si no es estrictamente necesario.

Y qué tienes tú en contra de que Duncan se venga al gimnasio conmigo?

1/9/06 16:38  
Blogger Troy dijo...

Rouge-Noir: Pues nada nuevo que ho tuviéramos antes, ¿No? Pero hay un hecho que me consterna... me he enterado que hay un status superior! (Avisame cuando llegues)

Sota: La respuesta es "celos".

2/9/06 17:36  
Blogger Sota dijo...

Touché.

Vale, tu te lo llevas al gimnasio, y el resto del tiempo me lo quedo yo. Te vale?

2/9/06 20:30  
Blogger La vida de Duncan dijo...

pero que hago perdiendo el tiempo en madrid... con lo bien que estaria yo en barna...

3/9/06 03:01  
Blogger Sota dijo...

Una matización antes de haya malentendidos: Me reservo el derecho de acosar sexualmente a Duncan a la impresión que me produzca el conocerlo personalmente. Mientras tanto, todo lo que diga no debe tenido en (excesiva) consideración.

Pero si Troy lanza puyas, yo las devuelvo. Y si para eso tengo que usar a D. de pelota de ping-pong... mala suerte, rani.

3/9/06 12:23  
Blogger Troy dijo...

Y no se porqué me da que a Duncan no le importa ser una rana disfrazada de pelota de ping pong...

4/9/06 08:08  

Publicar un comentario

<< a Dereklite

Counter