miércoles, 13 de septiembre de 2006

Mecanismos

Hace días que tenía en mente dedicarme a varias cosas imprescindibles como:
a) limpiar en profundidad mi casa (ya)
b) pagar el alquiler inversamente proporcional a la superficie de la casa.
c) escuchar “esa” versión de la que todo el mundo habla.

Así que aprovechando que esta noche llueve, truena, la tormenta ha jodido mi tv y el mundo se va a acabar; he encontrado tiempo para bajarme el último loquesea que Ana Torroja ha hecho/pedido que hagan/o (siendo éste mi más enfervorecido deseo) ha sido obligada a hacer.

Y lo último que a alguien se le ha ocurrido es que perpetre 13 versiones de temas delosdetodalavida de Mecano, bajo un casi infumable refrito de cumbias, bachatas, rumbas y corridos mariachis.

Y me ha dado mucha pena. Lo cierto es que me da pena esta chica. De hecho me dan pena estos chicos. Porque fíjate detenidamente; Jose María, el machito ponce de los 80 por antonomasia, algo así como un Bruce Springsteen patrio (incluso hay un cierto parecido físico en aquella época). Que fue el patito feo del grupo hasta que se convirtió en cisne y decidió que quería ser el Mesías del Pop. Grabó el que sería el último disco de los huevos de oro con la condición de no coincidir con su hermano en los estudios de grabación. Lucha de egos, decían. Tremenda soplapollez de mini-genio, pienso. Aguantaron aún no una, si no dos giras con Aidalai, sacaron un Clio, y se forraron ya pensado en una retirada a tiempo (que hasta entonces les parecía una victoria). Su intento de desarrollar una ópera basada en “Hijo de la Luna” y grabada con figurones en Londres le supuso tener que vender la mayor parte de los Basquiat, Warhols y Lichtenstein de la colección de arte contemporaneo privada más grande que este pais haya visto. Total, para volver con la opera acabada y que el PP no se la dejase estrenar. Después sacó un disco, pero nunca ha tenido ni puta idea de cantar. Así que nos olvidamos de él. Ahora pinta y dicen que no lo hace mal.

Nacho, el histriónico, el histérico, el freaky y el que más ha ejercido de genio. Genio como su hermano al fin y al cabo, pero con algún recurso más (como la cantidad industrial de morro). Disuelto el grupo se fue a la India con la versión casta y Lolita de Penélope Cruz (antes de que ésta se trajinara a cada compañero de reparto) y juntos se lo trabajaron mucho. Una ONG, un documental y una niña apadrinado-adoptada después hizo una de las joyas de la historia de la música (según yo mismo, claro) que se llamaba (y se llama) “Un mundo separado por el mismo dios”, al que le siguieron 3 discos más a cada cual menos bueno. La culpa no era de las canciones, es que faltaba la voz de Ana Torroja. Después de eso se embarcó en un musical, en el que no le debe ir mal… pero con canciones de Mecano, claro…

Y la que otrora fuera mi sex symbol (porque sí, yo también he tenido 12 años) tampoco sabe como avivar el fuego apagado. Claro, que ellos son compositores y ella solo sabe cantar. Se fue a Nueva York a aprender a bailar. A la vuelta sacó un disco bastante bueno cuya promoción se fastidió con la aparición del recopilatorio “Ana, Jose, Nacho”. Después de esto fue la primera en echar mano de Mecano y embarcarse con una gira absurda con Miguel Bosé. Ganó el dinero justo para un segundo disco que fue un fiasco. Tras eso y olvidándose de lo que predicaba en “El uno, el dos y el tres” tuvo que vender los royalties de las canciones de Mecano que tenía para poder hacer un disco que, aunque bastante bueno (y bastante Mecano también), las nuevas tecnologías se encargaron de que no funcionase. Conozco a decenas de personas que lo tienen. Y ninguna se lo compró. Pobre Ana.

Y entonces llegó esto que dicen que se llama “Me cuesta tanto olvidarte” (curiosamente una canción que afortunadamente no destroza en el disco).

Lo mejor: que seguramente recuperará pasta a base de bolos por Sudamérica, porque al fin y al cabo el disco está hecho para eso. (Y los ex fans nos alegraremos por ella)

Lo peor: perder la dignidad y hacer que las canciones también lo hagan.


Aunque pensándolo bien. Para que Montserrat Caballé destripe “Hijo de la Luna” casi prefiero que lo haga Ana Torroja…

9 Comments:

Anonymous Eride dijo...

¿Entonces no soy yo? Uuuuufff...

Escuché el otro día una en la radio y creí que había llegado el momento de dejar de fumar cosas raras...

13/9/06 01:12  
Blogger DeCa dijo...

Es curioso... pero se te herido.

Septiembre no es un buen mes, no no.

13/9/06 11:36  
Blogger Troy dijo...

Lo peor es que después del tocho de letra (y tracatrá), releyendo... me siento un poco Pocholo y Borjamari (fijaté)

13/9/06 13:30  
Anonymous maggie wang dijo...

Hmmm pero ¿la mayor colección privada de pintura no la tiene Manolo Escobar? ¿ein?

14/9/06 17:25  
Blogger Troy dijo...

De pinturas en sí creo que es Sara Montiel... Manolo Escobar igual en pintura plástica...
Pero de arte moderno fue de las más más...

(aunque yo siempre había pensado que tu más)

15/9/06 00:00  
Anonymous maggie wang dijo...

a ver, TROY, yo siempre más que naiiide, eso está claro. Pero no quita que no me guste ponerme en las listas, porque siempre sería la primera. Además, sería dudoso entender mi cole privé como una colección "de España", que ya sabes que soy la mar de internachional

15/9/06 14:07  
Blogger nanyu dijo...

yo estuve este verano en el hotel de ana torroja en tarifa. no le vi a ella, pero le habria escupido a los pies por haber hecho estas versiones cutres cutres que mancillan mis recuerdos de juventud.

15/9/06 14:42  
Anonymous tuke dijo...

Yo creo que el disco en sí es una excusa para hacer una gira con canciones de Mecano y forrarse gracias a los incondicionales (y estúpidos) fans que quieren volver a ver a Anita cantando "Mujer contra mujer".

Yo tengo entradas para el 29 en la plaza de toros de Bilbao. Es lo que tiene ser incondicional (y estúpido).

15/9/06 20:42  
Blogger pijomad dijo...

Pues tienes toda la razón.. aunque no he escuchado "todo" el disco, lo que he oido.. una cag...

17/9/06 12:24  

Publicar un comentario

<< a Dereklite

Counter