lunes, 7 de febrero de 2005

Una Tregua en mi Cabeza (Parte II)

Vale, pues nos habíamos quedado en el tercer día de Fashion Week, miércoles, con la consecuente fiesta de Antonio Miró (repleta de modelos, uhmm) en Otto Zutz.

Yo había decidido ir con Ernest y Lajuliana así que quedé con el primero en Montprada, pero estaba cerrado, asi que me esperó en una tasca justo en la misma manzana. Picamos algo y fuimos para la fiesta. Llegamos demasiado pronto... lo que significa que para cuando llegó todo el mundo Ernest , pero sobre todo yo, ya estábamos más que contentos...

Recuerdo haberme encontrado con "El Arquitecto" y su pareja, y haber seguido convenientemente una hipotética historia de porqué nos conocíamos. "El Arquitecto" y Sam mantienen una relación Carrie/Mr. Big, con la pareja de "El Arquitecto" como tercer elemento. Fui consecuente en la conversación (a pesar de la adversidad del Absolut) y supe retirarme a tiempo...

Lo que tienen las fiestas de los diseñadores es eso, que en cuanto el diseñador se va, deja de ser una fiesta. Ernest y Lajuliana me convencieron para seguir a Bikini (ufff, que pereza me daba) Así que allá nos fuimos, con un breve parón por el camino para conversar con la Guardia Urbana. Estaban, sobre todo interesados en porqué no llevaba el cinturón puesto y en qué había bebido, así que tuve que convencerles con un erudito discurso de que no me hicieran soplar, que sólo me había tomado una caña. No sé como, pero lo conseguí!!! A veces subestimo mi poder etílico.

En Bikini, como esperaba, fue un desastre. Nadie interesante, música para Erasmus nórdicos y precios en consecuencia. Me fui para casa y antes de aparcar se me ocurrió la brillante idea de echar gasolina (para poder apurar tiempo para dormir antes del primer desfile) y me las ingenié para gastarme 77€ allí. ¿Cómo? Todavía estoy por descubrirlo...

El jueves fue intenso. Erik P., al que apenas vi en la fiesta de Miró, se había ido con un modelo la noche anterior (con lo que no nos sorprendió que llevase una versión de la misma ropa del día anterior). Desfiles de ropa con menos espectáculo y más ropa de verdad (siempre pasa, todos los años) así que nos relajamos y disfrutamos con el desfile de Swarovski (brutal!!!), mis paisanas Mercedes de Miguel y Jota mas Ge, y Guitare. Como llegamos tarde después de comer en Iurantia aprovechamos para ver el desfile desde el backstage... que gracia!!!! No sé si debería comentar porqué llegué tarde, pero tiene que ver con algo del restaurante, que no estaba en la carta, pero que yo quería... sólo nos separaban dos mesas. Dani le terminó dando mi número a la camarera para que se lo hiciera llegar... Pero eso es otra historia...

Fiesta en Shôko de desparrame total con amigos de toda la vida que no tienen nada que ver ni con el trabajo ni con la moda, y última copa en Elephant.

Viernes light, sólo hubo desfiles por la mañana así que era más como la fiesta de cierre de las discotecas de Ibiza donde aprovechas para despedirte de tus "mejores amigos de la semana" regados de Moët.

A partir de aquí, declaré una tregua a mi hígado y sobre todo a mi cabeza....

3 Comments:

Blogger Flat Eric dijo...

oye a ver qué pasa con la música para erasmus nórdicos... mucho cuidadito que hay erasmus leyendo!los caminos del bloguerio son inexcrutables

7/2/05 14:05  
Blogger kurt dijo...

joder, qué envidia!!! Qué vida más glamourosa, macho!!!

;-)

8/2/05 01:43  
Blogger Troy dijo...

Chisst...
No se me revelen los Eramus (u Orgamus, como son conocidos núcleos especializados), pero esta nueva semi-raza se caracteriza en la antigua Hispania por ese deporte tan teuton de beber hasta caerse y llevar una cerveza en el bolsillo para el camino en ambulancia (no sea que se les haga aburrido)

8/2/05 05:58  

Publicar un comentario

<< a Dereklite

Counter