martes, 29 de enero de 2008

Marujas asesinas

Me he pasado el findesemana trabajando, para descontrol de mis neuronas y de mis biorritmos que me dicen que hoy es un lunes de principios de febrero.

Al decir “trabajando” me refiero a ese “trabajando” de despertador, de traje y corbata, y de mucho mucho mucho café. Nada de las paparruchas que hacéis muchos y que luego facturáis a precio de uranio (como rascar galletas…)

Ayer, como autocompensación, decidí tomarme el día libre. Bueno; de hecho, tomarme ayer y este viernes como TroyDay, pero el que nos ocupa es el día de ayer.

Amanecí lleno de buenos propósitos con una (habitual) prominente erección y juntos pusimos la cafetera. Y también juntos fuimos al baño estirándonos mientras el café se hacía.

La señora que estaba en umbral de la puerta arqueó las cejas y yo di un pequeño salto hacia atrás mientras colocaba erecciones y composiciones de lugar en su sitio. (Cada uno demuestra los sustos o sorpresas como quiere o como le da la gana, igual que cada uno se despierta como le da la gana. ¿Qué pasa?)

A mi ayer me dio por despertarme con ganas de silencio. Pero como los conceptos “señoradelalimpieza” está reñido con “silencio”, la mujer tartamuda y autoteñida que va cada lunes a casa de Sanzio me ilustró con los hechos más notorios de su vida mientras iba con una bayeta de un lado a otro esperando que el polvo de la casa acudiera a su llamada por motu propio. Aquellas partículas que decidieran quedarse eran libres de hacerlo.

Poco a poco, a medida que (ella) iba cogiendo confianza me empezó a hablar de trabajo. En este punto ya había abandonado la bayeta y estaba quieta de pie hablando y hablando. Desconecté un rato y me centré en el café y en la forma en la que deben hacer las cápsulas de Nespresso… y sólo volví a prestar atención para ver si en su discurso había alguna fuga y yo podía hacer lo ídem. Pero justo en ese momento decía que Sanzio le había prometido buscarle un buen trabajo, de media jornada a más de mil euros y todo volvería a ser como en los buenos tiempos.

Deduje que aquel día Sanzio debía haber bebido mucho y/o haber consumido sustancias de legalidad sospechosa y/o no haber dormido la noche anterior; y volví a desconectar… empezó a moverse y hacer como que fregaba… yo seguía oyendo cómo hablaba sin escuchar... Me levanté para dejar la taza en la encimera y entonces ella se giró con sus guantes de goma y un cuchillo enjabonado en la mano. Sus labios se movían y decían: “Ahora me quedo más tranquila porque pensaba que (Sanzio) se había olvidado..., pero ya que lo sabes tú también… seguro que entre los dos encontráis algo”. Y volvió a arquejar las cejas.

Ayer mismo colgamos su curriculum en internet y la inscribimos a todas las ofertas que encontramos.

No quería que en un par de semanas otro apuesto joven se levante en la casa de su novio, se encuentre a la señora de la limpieza, desconecte de lo que cuenta y se pierda la parte de la historia de su vida en la que acuchilló y mutiló sexualmente a un joven por no encontrarle trabajo.

9 Comments:

OpenID nanyufonseca dijo...

esa escena podria haber acabado como aquella de la peli de almodovar de carmen maura limpiando unos vestuarios (que he hecho yo...)...

jo, que pobre que tengas que trabajar en fin de semana... das pena.

29/1/08 14:53  
Blogger Will dijo...

Eso te pasa por hablar con el servicio....

29/1/08 16:38  
Blogger Sota dijo...

Al decir “trabajando” me refiero a ese “trabajando” de despertador, de traje y corbata, y de mucho mucho mucho café.

A picar en la mina, te enviaba yo...

29/1/08 20:57  
Blogger Sota dijo...

Por cierto, superfan de tu señora de la limpieza...

ESO es Estilo!

29/1/08 21:08  
Anonymous ser_anonimo dijo...

que fuerte, que fuerte, que fuerte.....

30/1/08 17:37  
Blogger Troy dijo...

Nanyu: Ya, pero yo puedo dormir toda la noche de un tirón...

Will: El problema reside en que yo no pude hablar. Era ella la que preguntaba y se contestaba a sí misma!

Sota: Uhmmm... en una mina no necesitas tres idiomas, técnicas de resolución de conflictos, 2 ordenadores, otros 2 móviles y una jefa que es Nicky Hilton con 50 años vestida como en Dinastía... ¿verdad?

Ahora mismo una mina me parece una versión bastante aceptable del paraíso...

Ser_anónimo: Y que lo digas... Por cierto, ¿qué tal te tratan?

31/1/08 08:49  
Blogger Sota dijo...

No has mirado últimamente las demandas de trabajo, verdad?

31/1/08 09:38  
Blogger Troy dijo...

¿Piden eso para ser minero?

31/1/08 12:37  
OpenID nanyufonseca dijo...

eso me ha dolido mucho...

31/1/08 13:01  

Publicar un comentario

<< a Dereklite

Counter